Buscar:

Búsqueda por persona mencionada:
Coloque el apellido con la inicial en mayúscula y, de corresponder, el acento.

 

 

Historias de Rojas

En el año 1976 una Junta Militar destituye al gobierno constitucional de Isabel Martínez de Perón, dejando como resultado, al cabo de siete años de dictadura, el saldo de 30.000 desaparecidos, miles de exilados, 500 niños robados y el país devastado por un plan económico neoliberal. Seis de estos jóvenes desaparecidos eran de Rojas. ¿Quiénes eran y cómo eran esas personas que se llevaron para siempre? El desafío de pensar y capitalizar lo que nos dejó cada uno es, quizás, una de las partes más importantes de esta historia.

1968 - 1983

NUESTROS DESAPARECIDOS

Escribe: Andrea Tamasi
memoriarojas@yahoo.com.ar

(Haciendo clic en las palabras subrayadas se obtiene mayor información)

A lo largo de estos 34 años de historia, desde aquel penoso 24 de Marzo de 1976, se han escrito infinita cantidad de textos respecto del significado de la palabra desaparecido y las implicancias del mismo, los análisis han girado desde distintas posiciones ideológicas, filosóficas, políticas e inclusive desde el lugar de familiar o amigo.

Contamos desde la penosa frase de Videla ante el periodismo:”Los desaparecidos son eso, desaparecidos; no están ni vivos ni muertos; están desaparecidos”, hasta la desgarrante realidad de la madre que no tiene un lugar donde llorar o llevarle flores a su hijo y lo encuentra en una placa con su foto, en la escuela que lo vio crecer.

Tenemos el rompecabezas familiar y social roto, al que le faltan muchos pedazos. No nos sirve el recuerdo por sí mismo, sirve recuperar los valores que guiaron la vida de estas personas: el amor al prójimo, la solidaridad, el compañerismo, la responsabilidad, el compromiso, sirve aprender a ser libres, decidir jugarse por los demás, sirve entenderse como individuo pero dentro de la sociedad.

La deuda social es demasiado amplia. No digo que esté en nuestras manos cambiar este presente pero sí pienso que podemos hacer mucho para tratar de suavizar tanto dolor, quizás este recuerdo que hoy nos proponemos hacer pueda aportar un mínimo granito de arena en ese sentido. Guiar nuestro camino hacia el futuro sin quedarnos anclados en el pasado, pero conociéndolo.

Según nos ilumina Eduardo Galeano en El libro de los abrazos “RECORDAR viene del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón”; en esta historia los invitamos a volver pasar por vuestro corazón a estos seis eternos jóvenes, de los cuales no podemos dar cuenta de lo que podrían ser hoy pero sí podemos compartir lo que fueron y lo que dejaron.

MARÍA DE LOS MILAGROS BALERIANI

María de los Milagros nació en Rojas. Realizó sus estudios primarios en la Escuela N° 8, y los secundarios en el Colegio San José. Era la mejor alumna de su curso, pero también la mejor compañera. Fue una chica muy sencilla, humilde e inteligente, que es recordada con cariño por todos quienes la conocieron.

Junto con Adriana Ortega, María Rosa Martínez, Sofía Manghi, Elvita Zini, Eduado Gusatella, Osvaldo Rosso, Jorge Kranzelic, Victoria Aloé, Silvina Matheu, Alejandro Perez, Laura Bramatti, Marcela Fernandez, Estela Poquieri y otros participó en el Club de Ciencias y Tecnología de Rojas. Este tuvo como finalidad contener a los jóvenes y mantenerlos ocupados, su función fue social y científica.

El Club de Ciencias de Rojas tuvo tal importancia que la Revista Gente publicó una nota sobre el mismo, en el año 1972.

En la puerta de la casa donde funcionó el Club de Ciencias, en el viejo Club Progreso Social y Cultural de la calle Francisco Roca 526, había un cartel que decía: “QUITA DE TU VOCABULARIO LA PALABRA IMPOSIBLE”, un llamado al desafío que indudablemente estos jóvenes supieron tomar como lema.

Entre los profesores responsables del Club estaban Lionetta y Mateo Bonora, el Bioquímico Guy Anderson (el gran investigador sobre el Mal de los Rastrojos) y el aporte invalorable como coordinadora de la profesora Delia Díaz Lovotti, directora de la Escuela Normal Nacional Superior Nicolás Avellaneda.

El Club contaba con un “Círculo de amigos” integrado por vecinos interesados en la educación y el futuro de los jóvenes, entre los que se encontraba el Dr. Ariel Labrada.

En una entrevista realizada a Lionetta Bonora en el año 2002, la docente expresó:” María de los Milagros es para mí, una herida abierta, era muy buena, la más buena del Club de Ciencias. Una de esas personas que siempre apaciguan las aguas, las que siempre median para que no ocurran las discusiones”.

Cuando terminó el secundario se fue a estudiar a La Plata. La Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP la contó entre sus mejores alumnas. En una oportunidad Velia, su madre, contó que cuando Marita se fue a estudiar vivía en una pensión y dormía en una cucheta, en la cama de arriba. La estudiante era tan aplicada en la facultad que escribía las fórmulas en el techo (que quedaba muy cerca de ella cuando dormía) para tenerlas siempre presentes y no olvidarlas.

A María de los Milagros se la llevan de una casa ubicada en 10 y 32 de La Plata, junto a una compañera de San Nicolás el 19 de Enero de 1977. Tenía 22 años. Sus restos fueron recuperados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en el año 2003.

ADRIANA ESTELA ORTEGA DE BIANCONI

Adriana nació en Rojas el 16 de Septiembre de 1955. Cursó sus estudios en la Escuela N° 8. Fue abanderada en el Jardín de Infantes, Escuela Primaria y escolta de la bandera en la secundaria.

Sobresalió en el estudio de las humanidades, fue una joven muy inteligente y madura, participó siempre en Feria de Ciencias y fue uno de los mejores promedios de la escuela.

Escribía poesías, dibujaba, se destacó en todas las tareas que emprendió. En el año 1972 viajaron a Córdoba a la Feria Nacional de Ciencias y Adriana, entre otras cosas, se encargó de hacer toda la cobertura periodística para la radio de Rojas. Ese año ganaron el premio nacional con la investigación sobre el “palán-palán”, una planta sobre la que existía la creencia que curaba males de la piel.

El objetivo final del trabajo fue crear pomadas y lociones para venta en farmacias, las que serían utilizadas para el tratamiento de las micosis de la piel y el acné juvenil.

Junto con María Rosa Martínez (su amiga desde los cinco años, su HERMANA) se fue a estudiar a La Plata. Vivieron junto con Sofía Manghi en una pensión sobre la calle 60 entre 4 y 5, eso les permitió seguir viviendo como en familia. El comedor Universitario les aseguró la posibilidad de juntarse con estudiantes de diferentes Facultades, en general era el espacio de discusión, de convocatoria. La vida Universitaria se definía con relación a lo que pasaba en el país.

Según su amigo Enrique Stola “Adriana tuvo una claridad increíble sobre la necesidad de justicia social y fue muy sensible al sufrimiento y al dolor de los demás, siempre generó proyectos tanto en el plano personal como en la ayuda al prójimo”.

Fue asesinada el 17 de diciembre de 1976 en La Plata junto a su marido, José Luis Bianconi. Tenía 21 años.

Ayer volví a verte | Por Jorge Alessandro

MARIO OSVALDO ROMERO

Mario nació en Rojas el 13 de Diciembre de 1946. Fue al Jardín de Infantes Nro. 1 y a la escuela 8. Siempre le gustó gustar al fútbol y lo hizo en el Club Atlético Jorge Newbery, del cual su padre Francisco es uno de los fundadores.

A la secundaria la hizo en la Escuela Nicolás Avellaneda hasta segundo año, siendo buen alumno y de asistencia perfecta.

En el año 1961 la familia se trasladó a Santos Lugares por razones de trabajo, ya que su padre trabajaba en el Ferrocarril y así Mario terminó la secundaria en aquella localidad. Más tarde se decidió por la carrera de Ciencias Económicas, carrera que no pudo terminar. Mientras estudiaba entró a trabajar en Gas del Estado y su militancia pasó por ser delegado gremial.

Tita, su madre, mira fotos desde unos hermosos ojos celestes que desprenden tanta tristeza como ternura, mientras cuenta que Mario siempre fue un chico muy tranquilo, muy buen compañero, dócil, educado, de muy buen humor y bueno para las tareas de la casa. La Plaza Rivadavia lo vio crecer junto a Juanchi Cabodi, Chiche Serra, los chicos de Mori, los hermanos Vargas y los Haugh. Fue un niño y un adolescente muy querido. Era una persona especial, muy humilde, siempre tenía atenciones con todo el mundo especialmente con ella: todos los 21 de Septiembre aparecía de sorpresa con un ramo de flores.

Fue secuestrado el 10 de agosto de 1978 en Capital Federal junto con su compañera, María Delicia Gonzalo Santos, de nacionalidad española. Tenía 31 años. Aún permanece desaparecido.

Momentos compartidos | por María Delicia Gonzalo Santos

SERGIO NATALIO YOVOVICH

Sergio nació el 29 de enero de 1954 en Campo Largo, Chaco. Fue a la primaria en la Escuela N°1 de Rojas y a la Secundaria en el Colegio Nacional. A los 9 años fallece su papá y sigue la Escuela haciendo mandados para los vecinos, luego trabajó como cadete en la Farmacia Vila. Cuando se va a estudiar a La Plata lo primero que hace es buscar trabajo y lo consigue en un Estudio de contadores. Al momento de su desaparición cursaba el cuarto año de la Carrera de Contador Público Nacional.

Fue un joven muy activo, solidario, buen lector, excelente amigo, muy inteligente, el único que trabajaba mientras estudiaba.

Muy temprano el 17 de Mayo de 1976, frente a la Plaza Moreno en La Plata, detuvieron a su novia, María Rosa Martínez. Poco tiempo después María Rosa supo que estaba embarazada de Juan Pablo, su hijo con Sergio Yovovich. Juan Pablo nació en la cárcel y quedó al cuidado de su madre hasta que cumplió los seis meses. Luego fue entregado a sus abuelos Martínez, quienes dieron los primeros pasos para hacer de él la persona íntegra que es hoy.

Sergio pudo conocer a Juan Pablo a través de dibujos de otras mujeres presas con María Rosa, en la cárcel de Devoto.

Juan Pablo disfruta de contar que él tiene tres familias, todas igual de importantes para él: Los Martínez, Los Yovovich y los Amichetti (familia que formaron con Héctor Amichetti luego de que María Rosa saliera de la cárcel). Juan lleva en su interior los valores de sus padres.

En el año 2009, con motivo de la visita de Estela Barnes de Carlotto a Rojas en el marco de la Feria del Libro, Juan expresó: “Las abuelas, las madres, los hijos no podemos estar disociados de otras luchas y de otras injusticias humanas, por eso también nos solidarizamos con el dolor de las nuevas tragedias sociales, asociadas a las mismas causas pero que atacan a los eslabones más débiles de la estructura social, hablo de los niños y jóvenes pobres. Sin embargo la violencia de aquellos años contra esa juventud maravillosa explica, en parte, junto a fenómenos económicos, políticos y culturales la realidad de estos días.  Porque esto no pase se luchaba, se vivía y también se daba la vida. La puta que causa noble, si hubiera estado allí creo que hubiera hecho lo mismo“.

El 15 de octubre de 1977, Sergio fue secuestrado en un allanamiento en el barrio San José, en Lomas de Zamora. Tenía 21 años. Sus restos fueron recuperados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en el año 2009.

Sergio | Por Sergio González

ANDREA TEDESCO DE GOMILLA

Andrea nació en Rojas y cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San José. Fue una joven muy alegre, divertida, con muy buen humor. Una gran amiga. Desde adolescente se manifestó solidaria. Le gustaba mucho trabajar por la gente, en una época visitaba Barrio Unión los domingos a pasar un rato con la gente, a festejar el día de la madre o algún cumpleaños”.

Una de sus amiga, Yoli Martínez, comentó: “La Turca era una mujer llena de energía, muy llena de luz, muy idealista, una entregada total que pensaba constantemente en ayudar al otro. Era inteligente y rebelde”.

Cuando terminó la secundaria se fue a Buenos Aires a trabajar y a estudiar. Siempre estuvo convencida que era posible un cambio profundo.
En una entrevista realizada en el año 2002, Lilia Micucci (una de sus docentes) expresó: “Todavía guardo con mucho dolor dos nombres María de los Milagros Baleriani y Andrea Tedesco, ex alumnas del San José. Dos personalidades muy distintas ... pero buenazas ambas. Me pregunto Por qué? Es importante traer estas imágenes porque fueron vidas a las que injustamente les robaron su futuro, sus razones, sus ideas, sus luchas. Particularmente en un pueblo donde todos se conocen y saben las verdades de los haceres de cada uno”.

La madrugada del 17 de mayo de 1977 se la llevaron desde su casa de Morón junto a su marido Juan Pablo Gomilla, arrastrándola violentamente. Continúa desaparecida.

Carta a Andrea | por Yolanda Martínez

MARIO OSVALDO MIQUEL RAPOSO

Mario nació en Rojas el 28 de Abril de 1957. Cursó los estudios primarios hasta 6° año en la escuela N° 8, luego se mudó a Capital Federal con sus padres. Fue el hijo único de Enrique Miquel y Teresa Raposo. Al colegio secundario lo hizo en el Mariano Moreno hasta 4° año, cuando dejó los estudios por un año para dedicarse a trabajar en el Banco de la Provincia de Buenos Aires Sucursal Federico Lacroze.

Al momento de su desaparición se encontraba haciendo el Bachillerato para Adultos y preparando el Ingreso a la facultad de Ingeniería.

Sus amigos fueron los hermanos Elissamburu y José Luis Leonetti. Alfredo lo recuerda como “un chico muy bueno, de una familia de padres trabajadores, de buenos sentimientos, solidario, los Miquel eran esas familias que llevan siempre amigos a su casa, guardo los mejores recuerdos de él.”

En el año 2002 se colocó una placa en la Municipalidad de Rojas en memoria de la querida Delia Díaz Lovotti y de estos seis jóvenes nuestros. La misma fue descubierta por el primo de Mario, Juan Carlos Miquel, quien siempre tuvo recuerdos muy afectuosos de la infancia compartida.

Su prima, Alicia Miquel nos cuenta que “Mario era de un compromiso social muy fuerte a pesar de su edad, de muy buenos sentimientos, con mucho sentido de la justicia, de intenciones absolutamente nobles y un gran amor por los demás. Hacía teatro, le gustaba mucho la pintura, era muy inquieto y, como todos los Miquel, alto y lindo”.

Fue secuestrado el 6 de agosto de 1977 en Capital Federal. Tenía 19 años. Continúa desaparecido.

Andrea Tamasi
Marzo de 2010

Permitida la reproducción total o parcial del material aquí publicado, citando la fuente.
Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de los autores.
© CiudadRojas, enero de 2010.